domingo, 12 de mayo de 2013



La influencia de los padres y profesores sobre las orientaciones de meta de los adolescentes y su motivación intrínseca en educación física.

Cada vez el deporte, la actividad física y el deporte escolar se asocian más a una figura de éxito dentro de del mundo deportivo. Bajo nuestro punto de vista esta corriente viene definida por una mercantilización cada vez más imponente en el mundo deportivo, donde los niños y padres también, ven un ejemplo a seguir los deportistas de élite. Así pues, creemos que la motivación en los niños y adolescentes por el deporte y la educación física cada vez sufren más modificaciones e influencias y que los padres y profesores juegan un papel crucial en la educación deportiva de los niños, y por consiguiente, en su motivación y orientaciones de meta.
Para poder acotar estas hemos recurrido al artículo de investigación de la influencia de los padres y profesores sobre las orientaciones de meta de los adolescentes y su motivación intrínseca en educación física. (Gutiérrez, M. y Escartí, A. 2006) donde vemos el proceso de socialización deportiva de los adolescentes y la verdadera importancia de la motivación intrínseca a la hora del rendimiento y satisfacción deportivo. El objetivo de este artículo de investigación ha sido analizar la influencia que ejerce la percepción de los niños y adolescentes poseen  de los criterios de éxito de sus padres y profesores en relación con la educación física, sus criterios de éxito y motivación intrínseca.
Los participantes en la investigación fueron 975 estudiantes de entre 13 y 18 años de edad. Se usaron diferente instrumental de medida como: TEOSQ (Task and Ego Orientation in Sport Questionnaire), percepción de los criterios de los padres sobre el éxito en educación física de los adolescentes adaptación del TEOSQ y POSQ (Perceptions of Success Questionnaire), percepción de los criterios del profesor sobre el éxito en educación física de los adolescentes (modificación del TEOSQ pero encabezado por la expresión: Para mi profesor/a, tengo éxito en educación física cuando...) y finalmente un cuestionario de motivación intrínseca (IMI).

Los resultados de los test pueden verse ejemplificados en esta tabla, donde podemos observar las diferentes variables que se interrelacionan.
  





Así pues, los datos más significativos podemos cuantificarlos en: Orientación a la tarea de los adolescentes (16.86%), orientación al ego de los adolescentes (26.28%), y en cuanto a los factores de la motivación intrínseca, interés-placer (16.59%), percepción de competencia (21.56%), esfuerzo importancia (19.44%) y tensión-presión (3.05%).

Los resultados nos indican que una persona puede sentirse altamente orientada a la tarea y simultáneamente también al ego. Si los adolescentes perciben la orientación hacia ambas metas (ego y tarea) dentro del entorno de la educación física, puede contribuir a una mayor percepción de éxito, competencia o disfrute cuando perciben baja orientación a la tarea, ya que la orientación de metas puede presentar cuatro situaciones diferentes: La orientación de metas puede presentar cuatro situaciones distintas: alto ego-alta tarea, alto ego-baja tarea, bajo ego-alta tarea, bajo ego-baja tarea.  En un contexto como puede ser la educación física resultaría más apropiado una situación de (bajo ego-alta tarea) y una situación de índole deportivo podría ser más adecuada un (alto ego-alta tarea).

Como conclusión final y coincidiendo con el artículo de Gutiérrez y Escartí, cabe mencionar una asociación positiva entre las orientaciones de meta de los adolescentes y la propia concepción que ellos tienen de los criterios de éxito de sus padres y profesores de educación física en el contexto educativo. Con lo cual, los adolescentes que tengan una elevada orientación a la tarea, perciben de sus padres y profesores lo mismo, esto ocurre igual con los adolescentes orientados al ego. Confirmamos pues, que los padres y profesores constituyen un marco de referencia para los adolescentes enorme, haciendo de sus criterios los suyos y relacionando sus expectativas con las suyas.

Pero, y como reflexión propia, ¿hasta qué punto puede ser beneficioso o perjudicial que los padres e hijos compartan los mismos objetivos y criterios de éxito? En el mundo del deporte de alta competición la presión que los padres ejercen sobre sus hijos puede ser muy grande y perjudicial. En el artículo de prensa que os adjuntamos podemos ver un claro ejemplo de cómo los padres pueden ejercer una clara presión en la motivación de los deportistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada